Evento Malt: Conociendo Tracketiza

Hace un par de días organizamos un evento en Barcelona junto a Daniel Rubio y Carlos Presa ,dos de nuestros freelance en Malt, para que contaran a toda nuestra comunidad como han desarrollado su último proyecto: Tracketiza , una APP de control horario que montaron en tiempo récord, un servicio 100% cloud basado en AWS desarrollado en React Native y Flutter.

Descubre todas las claves que nos dieron para lanzar una App de éxito en 3 semanas en este vídeo.

Conoce a nuestros protagonistas a fondo

Por nuestra parte aprovechamos este fantástico evento para hacerles unas preguntas y poder presentároslos a todos aquellos que no pudisteis venir.

  • Lo primero, ¿quiénes sois?

Tracketiza nace como un proyecto subsidiario de eCoders. Somos una Software Factory multipropósito y multiplataforma. Ayudamos a las empresas a externalizar sus proyectos de software trabajando en calidad de marca blanca (incluyendo el project management), cediendo siempre el 100% del código fuente y la propiedad intelectual y seleccionando minuciosamente la tecnología más adecuada en cada proyecto siguiendo la estela de los stacks empleados en Silicon Valley.

– ¿Cómo habéis llegado hasta aquí?

Tras pasar por un proceso de incubación, aceleración y venta de una empresa anterior, quisimos aportar todo ese knowhow a proyectos de otras personas que tuvieran a bien externalizar sus desarrollos con nosotros por las ventajas que ello conlleva respecto crear equipo propio (hablé de ello en un artículo de LinkedIn hace tiempo). Desde entonces, hemos trabajado para bastantes startups y algunas empresas más grandes como Badoo, BET365, l’Hospital de Vall d’Hebron, McDonalds, Comité Olímpico Internacional, Thyssenkrupp entre otros… 

– ¿Cómo se os ocurre tracketiza?

Hemos trabajado en varios proyectos de startups, en diferentes fases y aprovechando el incentivo del Decreto Ley, pensamos que podría ser un buen reclamo publicitario y un plus de confianza demostrar con un caso de éxito propio cómo materializar una idea en un producto mínimo viable (mvp), e incluso con miras de continuidad, obtención de fondos, etc. Demostrar con un caso puntual en tiempo récord lo que somos capaces de hacer, vaya. Y por aquello de no perder el pulso al mercado, ¡caramba! 😀

– ¿Lo más bonito y lo más difícil para cada uno?

Lo más bonito, ver que hay literalmente miles de personas que emplean algo que has creado. Cuesta incluso de imaginar. ¿Lo más difícil? Manejar el estrés que supone trabajar en tiempo récord y atender las demandas y necesidades de todos y cada uno de los frentes que hacen posible el proyecto: el equipo de desarrollo, el equipo de bugtracking, el equipo de preventa, el equipo de preventa de canal, el equipo de diseño, el equipo de estrategia, los clientes, etc… 


– ¿De qué os sentís más orgullosos?

De que a pesar del nivel de estrés e intensidad, cuando llegaba el domingo dijésemos:»¡Qué bien! mañana a currar». Esto ocurre cuando te encanta tu trabajo y encima te permite ganarte bien la vida. Es un sueño hecho realidad. Todos deberíamos poder trabajar de lo que nos apasiona y vivir de ello, no sobrevivir.


– ¿Qué mensaje lanzaríais a todos aquellos que alguna vez han pensado en lanzarse a la aventura como vosotros?

Yo comencé a emprender con 24 años y fracasé siempre hasta los 30. Ahora tengo 37 y el camino no ha estado exento de problemas. Perderás amigos, dinero, tiempo, salud mental y física… ¿Merece la pena? Creo que emprender va en los genes. Es como irte de casa de los padres (trabajar para otro), si vuelves es porque no te queda otra. No me creo que nadie triunfe a la primera (y si lo consigues será por suerte principalmente). No existen las super ideas. La inteligencia te libra de algunos contratiempos, puede incluso acortar tramos del camino, pero nada salvo la experiencia te blinda seguridad y además nunca por completo. No obstante, sin la ingenuidad y el entusiasmo del principio, probablemente ninguno de nosotros nos lanzaríamos a la piscina. Sobre todo si eres de clase social humilde y no tienes a los papis que frenen tu caída. Deberían dejar de hablar de los emprendedores como los nuevos bohemios sociales. Han creado una burbuja y los golpes son duros. ¡Ah! Y como último consejo añadiría: ¡huid de las aceleradoras/incubadoras y del capital ajeno en la medida que podáis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *